Neumáticos eficientes y seguros también para las administraciones públicas

Neumáticos eficientes y seguros también para las administraciones públicas

¿Sabías que la actual legislación también obliga a las Administraciones públicas a la compra de neumáticos eficientes y seguros?

Los neumáticos son un elemento clave para la seguridad vial, pero también pueden tener un fuerte impacto sobre el medio ambiente a través de su influencia en el consumo de carburante o el ruido que generan.

La compra inteligente de neumáticos para mejorar la seguridad vial e impacto medioambiental llega a las administraciones públicas

Con la vista puesta tanto en mejorar la seguridad vial como reducir el impacto medioambiental, la entrada en vigor en 2012 del Reglamento (CE) 1222/2009 supuso un acercamiento a la información necesaria para la compra inteligente de neumáticos en base a tres criterios muy importantes:

  • La eficiencia energética, que nos dice el coeficiente de resistencia a la rodadura de un neumático, proporcional al consumo de carburante.
  • El índice de adherencia en superficie mojada, que nos indica la distancia de frenado que un neumático necesita para frenar sobre una carretera mojada, y por tanto el nivel de seguridad.
  • El nivel de ruido exterior de rodadura (medido en decibelios).

 

Las administraciones públicas están obligadas a comprar  neumáticos con alto rendimiento energético

Además, dado que la eficiencia energética es un aspecto estratégico dentro de la Unión Europea, en el horizonte 2020 la U.E tiene como objetivo aumentar un 20% la eficiencia energética.

En este marco, la Disposición adicional decimotercera de la Ley 15/2014, de 16 de septiembre, de racionalización del Sector Público y otras medidas de reforma administrativa, que deriva de la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo, expone claramente que las Administraciones Públicas integradas en el Sector Público Estatal sólo podrán adquirir bienes, servicios y edificios que tengan un alto rendimiento energético.

Y esto, en el caso concreto de los neumáticos, implica que las Administraciones Públicas integradas en el Sector Público Estatal sólo pueden adquirir aquellos neumáticos eficaces energéticamente y seguros de acuerdo con la etiqueta europea.

Sin duda, un paso más hacia los objetivos propuestos de reducir emisiones y contaminación y mejorar la seguridad vial en las carreteras europeas. Y es que unos neumáticos poco eficientes pueden incrementar de forma importante el consumo de combustible así como las emisiones del vehículo, además de ser más ruidosos y de tener un peor comportamiento sobre pavimento mojado.